Editorial: Universidad de Carabobo
Venezuela
Año: 1997

Briceño Guerrero se resiste a silenciar la experiencia de la multiplicidad de identidades. La norma no es la normalidad, sino la esquizofrenia. La salud mental de un individuo o de una sociedad evidencia la tensión de las diferencias hasta provocar una fisura psíquica y el descubrimiento de la unidad subyacente. El diálogo del catolicismo con la España musulmana y sefardita no fue sin embargo posible; este mismo fracaso (hermano gemelo de la victoria militar) inicia la decadencia: la negativa del nuevo liderazgo a reconocer que no podía anular con decretos toda la experiencia acumulada (financiera, técnica, agrícola) de las otras dos comunidades religiosas. La incapacidad para reconocer el rostro del contrario jamás podrá conformar un consenso amplio en torno a programas políticos o económicos de largo alcance.