Editorial: Editorial Libros Marcados
Año: 2007

Mi vida en Montalbán es esquizofrénica. Por un lado, el día, la jornada de luz, la esfera solar del trabajo, el goce propio de ganarse el pan con sudor en la frente, continuación de los sueños de papá, la construcción de una finca productiva y bien administrada, consume las horas que culminan a las cuatro de la tarde cuando se van los obreros y llegan los vigilantes. Pero luego, cuando la actividad frenética del día arrinconan al cuerpo con el cansancio, cobra cuerpo otra realidad, la de la noche, la del miedo. La dinensión política empieza a reclamar sus dominios y posesiones, arrincona los valores y los destruye. El INTI, los invasores y secuestradores que juntos, aún sin proponérselo – y hay quien sostiene que sí, que la acción es premeditada - conducen el país a un desabastecimiento crónico.