Comprar en formato Kindle de Amazon

EL AÑO DEL DRAGÓN es un libro, ciertamente. Pero, no menos, un gesto; el gesto de escribir, el cual, como recordaba Martin Amis en una conferencia, implica un aspecto físico no pocas veces relegado a la hora de estudiar la obra de un autor. De acuerdo con esta intuición, el escritor no es solo mente, del mismo modo que el maratonista no es solo físico.

En principio pensado como un diario, el libro de Bello se va escribiendo a medida que lo vamos leyendo; se siente la escritura, podríamos decir que independientemente de lo que dice. Y lo que dice es dicho por varias voces. El autor se deconstruye y habla con distintos registros; habla Ricardo Bello, pero también hablan otros personajes que pueden o no ser el mismo autor.

Narra, cuenta y, en el proceso, el texto se dirige a él, le habla, y le revela contenidos atrapados en las gavetas inferiores de la conciencia; algunos de estos contenidos los sentimos muy cerca de las "ideas intolerables" de las que hablaba la psicología del siglo XX. Una literatura catártica la de Bello en este volumen "gestual".

-Prólogo de Alejandro Olivero

DSC 2751 1





El miedo no siempre es malo, permite percibir crudamente a la maldad, la terrible depravación moral que implica asesinar a un cura o a niños indefensos, pero también paraliza, inhibe la acción y corroe toda iniciativa, sobre todo la económica. El miedo no es político; al contrario: sus fuentes y metas son apolíticas, incitan a la indiferencia, al comportamiento paranoico, devasta la inteligencia y logra que una persona baje la cabeza al enfrentar oposición. Pero el miedo se planifica, se ejecuta con la misma acuciosidad de quien cursa una maestría en el CENDES y estudia la planificación estratégica.

Ricardo Bello



Comprar en formato Kindle de Amazon ©


Compártelo en tus redes sociales: